Policía allanó finca en la que comercializaban productos de cannabis sin regulación

Policía allanó finca en la que comercializaban productos de cannabis sin regulación

De acuerdo a una información suministrada por la Jefatura de Policía de Flores, “un paciente trabajo de la Brigada Departamental Antidrogas junto a la (fiscal,) doctora Alicia Abreu, llevó a obtener la autorización para el allanamiento a una finca” de la ciudad de Trinidad. En la oportunidad, precisa la fuente consultada, se comprobó “la comercialización de crema y aceite de cannabis sin regulación alguna, con las plantas, que en la misma finca se cultivaban”.

Durante el procedimiento policial, se incautaron diversas sustancias: alcohol, agua desionizada, cera de abeja, jeringas, aspersores, adhesivos de marca propia, 1 anafe, 66 envoltorios conteniendo producto terminado de sustancia vegetal con similares características a la marihuana (2,72 kilogramos), 4 envoltorios con “sustancia vegetal en proceso de secado con similares características a marihuana” con un peso total de 1,3 kilogramos. A la lista, se suman 3 envoltorios de un total de 77 gramos con restos de sustancia vegetal con similares características a la marihuana, 32 recipientes conteniendo crema de cannabis, 1 recipiente conteniendo aceite de cannabis, entre otros efectos.

Detención y condena

La Policía detuvo al propietario de la vivienda, un hombre de 37 años de iniciales R.D.C.T, y responsable de que en otros puntos comerciales los productos fueran exhibidos y vendidos, en los que “también fueron incautadas latas de crema”, de acuerdo a información oficial.

Horas después de su detención, la Justicia condenó a esta persona “como autor responsable de un delito de tenencia no para consumo de sustancias estupefacientes en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de venta sustancias peligrosas para la salud, de acuerdo a un informe policial.

La pena para el imputado es de veinticuatro meses de prisión, que se cumplirá con seis meses de cárcel con privación de libertad de cumplimiento efectivo. El resto de la condena, de 18 meses de duración, se deberá cumplir en un régimen de libertad vigilada. Esta parte de la condena se cumplirá de acuerdo a las siguientes condiciones: residencia en un lugar determinado donde sea posible la supervisión de la Oficina se Supervisión de Libertad Asistida (OSLA), sujeción a la orientación y vigilancia permanentes de antes citada dependencia y la presentación del procesado una vez por semana en la seccional policial correspondiente al domicilio fijado. También durante el periodo final de la pena, la persona tendrá prohibido salir del país, medida que se ha comunicado a la Dirección Nacional de Migraciones con el fin de aplicar el cierre de fronteras por el plazo de la condena, según lo establecido por los artículos 7 y 8 de la Ley 19831.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.